Son muchas las personas las que utilizan cualquier imagen de Internet para ilustrar una entrada de blog que han redactado. Normalmente se meten en Google, escriben el término en cuestión y sacan la que más se adapta a sus necesidades, sin ni tan siquiera mencionar al autor de la misma.

¿Realmente ésto se puede hacer? Ya te decimos que no, que lo más probable es que la imagen tenga derechos de autor, por lo que sería un delito tipificado en el código penal.

Imagina que estás caminando por la calle y te encuentras un sobre lleno de fotografías artísticas… ¿Las usarías sin más? Lo más seguro es que no.

Para solucionar el problema, otros usuarios, algo más espabilados, lo que hacen es citar al autor sin más, aunque ésto tampoco es del todo correcto.

Imagina que te haces una foto en la playa, presumiendo de un cuerpo tonificado. Un empresario decide utilizar tu fotografía para promocionar un servicio de gigolos de lujo y además, te cita como autor de la misma.

Tampoco es demasiado correcto, ¿verdad?

Deduciendo, llegaremos a la conclusión de que no se pueden usar de forma libre las imágenes que conseguimos a través de Internet sin que nos tengamos que enfrentar a un problema de derechos de autor, tarde o temprano. Todo ello viene regulado en La ley de propiedad Intelectual (LPI)

¿Qué dice la LPI sobre utilizar imágenes con derechos de autor? 

Esta ley distingue entre obra y una fotografía. Las obras se entienden como imágenes originales que requieren de una labor creativa. Las fotografías son una simple captura de la realidad, sin la misma creatividad ni originalidad anterior.

La obra tiene una protección asignada por parte de la LPI que durará durante toda la vida y hasta 70 años después de la muerte del autor. En el caso de las fotos, la protección tan sólo dura 25 años desde el año siguiente al momento en el que se ha realizado.

En principio, según la ley, existen dos situaciones en las que se pueden usar las imágenes sin pedir permiso al autor, o bien en la docencia (con fines didácticos o de investigación) y en la parodia.

 ¿Y entonces cómo podemos ilustrar nuestros artículos en la red?

Si cada vez que creamos un artículo tenemos que pagar derechos de autor, lo más probable es que nos arruinemos antes de llegar a ninguna parte.

Como solución, tenemos lo que se conocen como bancos de imágenes. Estos bancos recogen fotografías gratuitas y de pago. Ésto no significa que las podamos usar sin más; por ejemplo, algunas imágenes gratuitas requerirán que se cite al autor, aunque no habrá que pagar nada.

Cada vez son más los bancos de imágenes los que aparecen en la red, por lo que seguro que no tardamos en encontrar la fotografía perfecta para ese idílico post que acabamos de crear.

Si no quieres tener problemas con los derechos de autor en Internet, benefíciate de lo que te ofrecen los bancos de imágenes.

Riesgos de usar imágenes gratuitas para un blog
5 (100%) 3 votes

Más artículos sobre diseño web, tiendas online, marketing online y SEO