Crear una tienda online es una muy buena idea; si sabemos hacer las cosas bien, podemos ganar bastante dinero en poco tiempo. Muchos de los proveedores nos proporcionan el catálogo en formatos especiales para que lo carguemos directamente en la web. Así no nos tendremos que preocupar de nada… ¿O quizá si?

El problema de cargar ese catálogo es que ya lo habrán hecho el resto de clientes. Al hacerlo, copiamos su descripción, lo que hará que, de cara a Google, tengamos contenido duplicado.

¿Qué consecuencias tiene el contenido duplicado para los buscadores?

Google actualiza sus algoritmos de forma continua para intentar que la red sea un lugar en donde predomine la información de calidad y cómo ya te puedes imaginar, un contenido duplicado no cumple con esas directrices.

En aquellos casos poco graves, en los que hayamos copiado tan sólo un par de artículos, Google no suele tomar ninguna medida. Lo que ocurrirá es que nuestros competidores se posicionarán antes que nosotros por este texto. Si tenemos 100 adversarios que lo han copiado, ni apareceremos en el buscador.

El problema viene cuando copiamos una web entera. Esto será inmediatamente identificado por Google y seremos penalizados de forma automática. Es decir, que o bien desapareceremos del buscador, o perderemos tantas posiciones que ya no será interesante seguir.

¿Se puede salir de una penalización de Google? Si, pero requerirá de mucho trabajo y según los expertos, no siempre se recuperan toda las visitas que se tenía en el inicio.

¿Y cómo puedo escribir descripciones de miles, incluso cientos de artículos?

Pues no queda otra que hacerlo de forma manual y poco a poco. Google te va a premiar por crear un tipo de descripción original, de calidad, en el que se analicen todos los detalles asociados al producto (como pueden ser las dimensiones, el color, las medidas…).

Lo más lógico en estos casos es contratar a un redactor web, o bien a un equipo de redactores que poco a poco te vayan llenando la web de descripciones.

En cuanto a la extensión de cada una de ellas, si ya hemos redactado para Google en alguna ocasión, sabemos que cuanto más texto, mejor. El problema es que no podemos escribir mucho en las descripciones de artículos; por una parte, porque no hay mucho que contar y alargar el texto no servirá de nada. Por otra parte, si tenemos que estar pagando al redactor por palabra, si tenemos que hacer 100 artículos de 200-300 palabras, nos vamos a arruinar.

Aprovecha el espacio que se pone a tu disposición e intenta incluir palabras clave que tengan relevancia con tu web. Gracias a ésto podremos ayudar al SEO de forma positiva y no tardaremos en posicionarnos.

En definitiva, crear una tienda online no es tan fácil como parece, es un proyecto de meses, incluso de años. Pero teniendo paciencia y las herramientas adecuadas, no tardaremos en lograr buenos resultados económicos.

Evita que Google penalice tu tienda online por contenido duplicado
4.9 (98.46%) 13 votes