Hoy en día, el Social Commerce se caracteriza por ser una de las estrategias más efectivas de venta online. Dado que las redes sociales son parte de la vida de los consumidores, las marcas se han preocupado de utilizarlas para llegar a su cliente potencial y generar metodologías útiles que les ayude a consolidarse en el mercado.

¿Qué es el Social Commerce?

Se puede decir que el Social Commerce es una estrategia de venta dentro del comercio electrónico que utiliza las redes sociales para mejorar la experiencia de compra con el usuario. Es una solución eficaz y popular para implementar estrategias de marketing online que ayude a generar beneficios.

Por lo tanto, aprovechar al máximo el potencial de las redes sociales supone un enorme reto y desafío porque ofrece un gran número de ventajas y la posibilidad de llegar a un público definido. Es una forma de impulsar el tráfico y mejorar la tasa de conversión para generar mayores beneficios.

¿Cuáles son las diferencias entre social commerce y una plataforma de comercio electrónico?

Mientras que una plataforma ecommerce se preocupa de lo que ocurre en la misma web de la empresa, el Social Commerce se dirige a otras plataformas de comunicación como las redes sociales para dar a conocer su producto o servicio.

Una tienda online se centra en el producto ofrecido, mientras que el Social Commerce se dirige al cliente y le permite interactuar continuamente con la marca para aportar sus opiniones, recomendaciones y mantener un feedback directo con la empresa. En este caso, hay un mayor interés por los datos cualitativos que cuantitativos.

Tipos de comercio social

Según el tipo de estrategia a seguir se pueden diferenciar dos tipos de comercio social:

  • Social Commerce Directo. Este tipo de publicaciones en las redes sociales se caracteriza por el uso de imágenes o vídeos para mostrar lo que se quiere vender. Además, se preocupa por buscar una participación activa y anima al usuario a hacer clic en un enlace que le lleva directamente al producto o servicio.
  • Social Commerce Indirecto. En esta estrategia se trabaja el marketing de contenidos a largo plazo. Esto genera una relación de confianza con la marca para que se produzcan las ventas.

En definitiva, las dos formas buscan lo mismo que es llegar a los clientes potenciales y dirigirlos a la web o tienda online para que efectúen la compra final.

El marketing y social commerce móvil

El denominado mobile commerce sigue en auge según ponen de manifiesto diferentes estudios como el realizado por IBM Corp. España se sitúa en posiciones punteras en el ranking de países de Europa que hacen uso del smartphone o la tablet para efectuar las compras en internet.

Las empresas están incorporando soluciones específicas para impulsar el crecimiento a través de este canal y diseñan estrategias de marketing efectivas teniendo en cuenta dicho auge.

Social commerce a través de dispositivos móviles

El incremento del Mobil Commerce se asocia a la importancia del Commerce Social como una evolución natural del comercio electrónico. Según los datos que ofrece Poshmark, el 72% de los consumidores usa Instagram para inspirarse en la búsqueda de productos.

Asimismo, el 74% de los jóvenes de la generación millennial considera que las redes sociales influyen en sus decisiones de compra. Este tipo de público usa principalmente el dispositivo móvil para conectarse e interactuar.

Psicología detrás del social commerce

El éxito de un Social Commerce radica en factores psicológicos que se preocupan por conectar con la parte más humana o sensible del usuario.

  • Exclusividad.
  • Afinidad.
  • Reconocimiento social.
  • Reciprocidad.

Desde hace años, las marcas apuestan por usar influencers o youtubers para promocionar sus productos o servicios por la forma que tienen de llegar al usuario. ¡Son totalmente creíbles y mueven a millones de seguidores!

Cómo funciona el comercio social en las plataformas sociales

Cada red social es un mundo y tiene sus propias reglas, algoritmos y forma de llegar al público que nos interesa.

  • Social commerce en Facebook. Es la red social más usada en el mundo y su principal ventaja es que es pionera en introducir la venta directa en las redes sociales. Su enorme fortaleza es la segmentación y ofrece tres propuestas interesantes: storefronttienda y Smart Facebook Store.
  • Social commerce en Instagram. No cabe la menor duda de que Instagram Shopping es una apuesta muy acertada que sabe aprovechar las grandes marcas. Es una aplicación que se puede integrar en un ecommerce y donde se pueden etiquetar los productos que se publican.

En definitiva, esta forma de comercio electrónico que usa las redes sociales como canal de ventas es muy efectiva. Esta vía permite llegar a los potenciales clientes a través de las relaciones que se generan entre los usuarios.